Jaime Manrique Ardila

El poeta como lector

Un periplo entre el Caribe, Bogotá y Estados Unidos, y la inmersión en los anaqueles de una biblioteca dispar, han hecho que la del barranquillero sea una escritura bífida. Entre sus epígonos y traducciones se encuentran las bases de una patria flotante.

POR Hugo Chaparro Valderrama

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Hugo Chaparro Valderrama

Es director de los Laboratorios Frankestein, donde dedica sus días a la escritura poética, narrativa y ensayística, en especial sobre cine, música y literatura.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR