Un abrazo a sí mismo

Recuerdos de Aníbal Tobón

El pasado 17 de agosto, Barranquilla lloró (y bailó) la muerte de su más querido padrino cultural. Uno de sus muchos ahijados literarios dedica estas líneas a Aníbal Tobón, un raro tipo de Quijote –caballero de alegre figura– que marcó a varias generaciones acortando la distancia entre la cultura, la vida y la risa.

POR Fabián Buelvas

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Publicó en el año 2011 el libro de cuentos 'Espacios'. Ha escrito para las revistas Bacanal y Cronopio.