El humo del mundo

La riqueza y sus símbolos recorren de formas impensadas estas páginas a medio camino entre ensayo y ficción: el lastre que significa un nombre, la relación equívoca con lo germano, alimentarse solo de un tubérculo, una fijación por Heinrich Heine y una visita odontológica están conectados por el instinto humano de coleccionar objetos brillantes y canjearlos por otros. 

POR Pascal Richmann

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Ha publicado ensayos y cuentos en las revistas Edit y Bella Triste

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR