Google+
El Malpensante

Ficción

Ultimátum

.

© Ilustración de Miguel Otálora

No tenía plata para arreglarme los dientes. Nunca me había importado. Pero esa mañana, mientras desayunábamos, Eulalia se limpió la boca con una servilleta, observó con particular atención cómo masticaba mis huevos revueltos, y después, sin que me lo esperara, dijo que ya no aguantaba más, que si no hacía algo por arreglarme la dentadura, se iba para siempre. ¿Ya no aguantaba más? ¿Desde cuándo se estaba esforzando por aguantarlo? Sentí una punzada en el corazón. No entendía por qué, después de tanto tiempo, había resuelto decírmelo. Lo primero que vino a mi cabeza era que me había dejado de querer, por lo que ya no me veía con los mismos ojos que antes, y si ahora me pedía que me arreglara los dientes, después, con seguridad, me pediría un trasplante de rostro. Eulalia fijó un plazo: dos días (¡dos días!). Si en dos días no encontraba una solución, ella empacaría toda su ropa y sus libros, cogería su gata y volvería a salir por la misma puerta por la cual había entrado colmada de amor, dos años atrás.

No quise terminar mis huevos revueltos. Después del ultimátum, Eulalia recogió los platos y se encaminó a la cocina. Tomé el teléfono y llamé a Raúl, mi hermano, para que me prestara plata (no le dije que era para empezar un tratamiento de ortodoncia cuanto antes y así evitar que Eulalia se fuera de mi lado), pero dijo que todo lo que tenía lo había invertido en un curso intensivo de natación para Natalia y Federico, mis sobrinos. No tenía a quien más llamar. Me senté en el sofá a ver la televisión.

Empecé a pasar canales en busca de algo que me hiciera olvidar el mal rato, pero una fugaz propaganda llamó mi atención, impidiéndome volver a presionar el botón del control remoto. En ella, un alegre niño de rasgos caucásicos entraba a una tienda, le pedía al tendero un paquete de papas fritas, lo abría y después de írselas comiendo todas por el camino y limpiarse la boca con el dorso de la mano, sacaba del paquete vacío un cupón premiado con una fastuosa bicicleta ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Daniel Villabón

En 2010 ganó el Concurso Nacional de Novela Corta de la Universidad Central.

Diciembre 2016
Edición No.181

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Carta de un escritor advenedizo a Eduardo Halfon en la que Fëdor Dostoievski responde a todas las preguntas bañado en lágrimas


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 208



Un escritor caleño empobrecido en el primer mundo despierta de un coma y lee a un colega guatemalteco. Mientras, su novia con gonorrea lo acecha. [...]

Líos de faldas


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 217



La historia de un hombre y una prenda adorada que busca salir del clóset, seguida por los testimonios de otros cuatro tipos que ya atravesaron esa experiencia. [...]

Niño de barro


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 213



¿Se alberga algún sentimiento maternal por un gólem infantil, una Galatea pueril o un Pinocho que dura lo que un suspiro? [...]

Sola-mente


Por Vanessa Rosales Altamar


Publicado en la edición

No. 217



La historia del arte es también la historia del patronazgo masculino. Aquí una defensa de la soledad para la mujer creadora: el verdor que brota dentro de su habitación propia y f [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores