Obsesión por las ruinas

...y la ruina del Qhapaq Ñan

¿Será cierto que “todo tiempo pasado fue mejor”? Y si no, ¿de dónde viene  esa fascinación contemporánea, casi enfermiza, por restaurar y visitar ruinas? Un antropólogo examina, sobre la marcha, el peregrinaje que miles de personas como él realizan a diario por el camino de los incas, cuyo punto culminante casi siempre es lograr una foto ideal.

POR Cristóbal Gnecco

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Es profesor del Departamento de Antropología de la Universidad del Cauca.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR