Un feminismo velado

En el verano de 2016 el burkini fue prohibido en las playas francesas. En invierno, Dolce & Gabbana expuso su primera colección de hiyabs en las vitrinas italianas. En Europa cada vez más mujeres musulmanas reclaman su derecho a usar el velo. Otras, no siempre musulmanas, lo consideran un símbolo de opresión mandado a recoger. Algunos Estados simplemente lo han prohibido de manera arbitraria. Ante el panorama actual, ¿quién debería tener el poder de decidir? 

POR Renée Kantor

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Renée Kantor

Radicada en Francia, trabaja como periodista independiente. Ha escrito para las revistas Etiqueta Negra y Página 1/2