Supersticiones

Una particular expresión venezolana, que conjuga en cuatro letras la saladera  y el mal gusto, define con precisión muchos de los temores esenciales de Gabo. Según el testimonio de un amigo cercano, el Nobel colombiano contaba con un arsenal  de remilgos y contras para eludir las más diversas formas de caer en desgracia.

POR Guillermo Angulo

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Guillermo Angulo

Fue director del periódico 'Ciudad Viva' y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.