Besos inmorales y cronometrados

Hollywood bajo la censura del Código Hays

Famoso por su arbitraria intransigencia, el código puso a temblar a los cineastas gringos en las primeras décadas del siglo XX con un termómetro moral escondido tras la gran industria del séptimo arte. El autor, con su particular humor, recuerda el proceder de la ley que tuvo eco en las parroquiales proyecciones latinoamericanas.

POR Guillermo Angulo

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Guillermo Angulo

Fue director del periódico 'Ciudad Viva' y actualmente regenta la Orquidiócesis de Tegualda.