Google+
El Malpensante

Iceberg

Antidespedida

A la muerte de Nicanor Parra.

Para los que crecimos con la soporífera voz de Pablo Neruda (al cual con el tiempo supimos apreciar, aunque un poco a regañadientes), y con las imágenes hermosas –aunque a veces tan desoladoramente hermosas– de Gabriela Mistral, Nicanor Parra fue un cable a tierra.

Su obra, por momentos, no parece más que un chiste, un aforismo, o incluso un meme (antes de que se llamaran memes); o hasta un simple juego de palabras divertidas que obviamente aspiran a ser más que eso.

Para mi generación –nacida en los ochenta–, leer a Parra no era muy distinto a ver El Chavo del Ocho (como en su discurso de aceptación del Cervantes: “Los premios son para los espíritus libres / Y para los amigos del jurado / Chanfle / No contaban con mi astucia”).

Nicanor Parra liberó a la poesía de los poetas y la bajó al suelo para que nos subiéramos nosotros, lectores de a pie, como él mismo lo dejó claro en estas líneas (con aires de manifiesto) de 1962:

 Durante medio siglo la poesía fue

el paraíso del tonto solemne.

Hasta que vine yo

y me instalé con mi montaña

rusa./

Suban, si les parece.

Claro que yo no respondo si

bajan/

echando sangre por boca y

narices./

 Su muerte a los 103 años se siente y se sentirá en Chile, que, como el mismo antipoeta dijo, sufre de un complejo geográfico ya que “creemos ser país y la verdad es que somos apenas paisaje”. Pero su obra se lee y se seguirá leyendo; de hecho, hace poco se editó una antología bajo el apropiado título de El último apaga la luz, y no eran pocos (escolares, estudiantes de doctorado, periodistas, curiosos) los que se paseaban por Las Cruces para visitar el balneario a dos horas de Santiago donde Parra vivió desde los años ochenta.

Y hoy existen tantos Nicanores Parra, tantas piezas diferentes del antipoeta, que a estas alturas es posible armarlo y desarmarlo a gusto de cada uno. Y ese puede que sea su mejor legado.

Ahí están sus cuecas (que recuerdan a su hermana Violeta Parra); su irreverencia política (“la izquierda y la derecha unidas jamás serán vencidas”); sus traducciones de Shakespeare; su faceta contracultural (admirado por la madrina punk Patti Smith y traducido por los beatniks); sus conexiones con generaciones posteriores (Roberto Bolaño y Ricardo...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Antonio Díaz Oliva

Es autor de la investigación Piedra Roja: el mito del Woodstock chileno y de la novela La soga de los muertos.

Febrero de 2018
Edición No.193

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El cerco entre orillas


Por Cristina Bendek


Publicado en la edición

No. 214



En 2012, la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, redibujó la frontera oceánica del archipiélago de San Andrés. Solo entonces, luego de veinte años de litigio [...]

Doblaje (II)


Por Ezequiel Zaidenwerg


Publicado en la edición

No. 219



Una columna de Ezequiel Zaidenwerg sobre inspiración y expiración. [...]

Las cartas de Evo


Por Roberto Laserna


Publicado en la edición

No. 215



. [...]

La pregunta más difícil de todos los tiempos


Por Efraín Rincón


Publicado en la edición

No. 208



Sobre la importancia de tomarle una “foto” a un agujero negro y otras revelaciones de física para dummies. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores