Esperando a Cantinflas

Pocos personajes latinoamericanos son recordados con risas gracias a su humor, y no por resultar grotescos. Cantinflas es uno de ellos: colmó las pantallas de juegos de improvisación y retruécanos tan difíciles de entender como de olvidar, convirtiéndose en posible precursor del teatro del absurdo en tierras mexicanas.

POR R Bada

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


R Bada

Escritor y radiodifusor. Escribe para el diario El Espectador