No vayas a decir mi nombre sin querer a la persona errada

Un perfil de Roberto Carlos

No es claro cómo es que, en plena época rocanrolera, un muchacho de traje formal, que rompía en llanto con sus propias melodías romanticonas, logró impregnar la memoria colectiva de todo el continente y hacernos cantar, en dos idiomas, letras cursis que en su voz sonaban como axiomas sobre el amor.

POR Sabrina Duque

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Sabrina Duque

(Guayaquil, 1979). Periodista y traductora. En 2015 fue finalista del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo de la fnpi y en 2108 ganó la Beca Michael Jacobs de crónica viajera que otorga esa misma organización. Sus textos han aparecido en Gatopardo, Etiqueta Negra y Mundo Diners, entre otros medios.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR