Desencuentros con Jorgenrique Adoum

Los poetas suelen presentársenos como seres de profesión melancólica y taciturna. Y a veces quienes los perfilan insisten en retratarlos bajo esas luces. En este caso, la faceta más compinchera, deportiva y disparatada del escritor ecuatoriano se sale por las márgenes de una biografía que inicialmente aspiraba aires más solemnes.

POR Rubén Darío Higuera

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Rubén Darío Higuera

Estudió periodismo, música y literatura. Fue editor de la revista Cartel Urbano. Ha escrito para las revistas Esquire, Bocas y Don Juan