La vida jugada a una carta

Cuando se escribe para elaborar una geografía propia, siempre se corre el riesgo de perderse. Sin embargo, el escritor argentino Emilio Renzi se las ingenió para dejar un rastro de migas en el inmenso bosque de sus diarios; rastro que sirve para encontrar a su álter ego real, Ricardo Piglia, y entender ciertos rasgos de su personalidad y del conjunto de su obra.

POR Felipe Jaramillo Gómez

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Felipe Jaramillo Gómez

Abogado con maestría en literatura, radicado en Barcelona, donde trabaja como editor de mesa. Ha colaborado para medios como El Espectador, Arcadia y El Colombiano.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR