Ser un editor

Depositarios de ningún secreto y poseedores de ningún talento, los editores parecen no ser tan poderosos como suele creerse. Uno de ellos, veterano y exitoso, confiesa un par de verdades infames sobre el oficio.

POR Michael Kandel

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Michael Kandel

Autor de ciencia ficción. También trabaja como editor en Harcourt.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR