Los danzantes de la Tatacoa

Hay visiones que vuelven a nosotros periódicamente, con la ligereza de espejismos, con la pesadez de apariciones. Un hombre elige convertirse en fotógrafo para demostrarse a sí mismo que lo que ha visto una y otra vez, al atravesar el desierto, no solo existe en su cabeza.

POR Marta Orrantia

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Marta Orrantia

Fue editora de las revistas Gatopardo y SoHo, y directora de la revista Rolling Stone. Con Orejas de pescado, publicado en 2009, debutó como novelista.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR