Google+
El Malpensante

Ficción

Bici

Nuevas Voces.

Ilustración de Cinthya Espitia.

Las calles de este barrio son frescas y solitarias, limpias como pocas, y casi todas las noches hay peleas entre vecinos.

Anoche mismo, sin ir más lejos, una mujer levantó a otra a patadas (“levantar”, en este caso, no significa que ayudó a incorporarse a su contrincante; quiere decir, en nuestro lenguaje coloquial, algo muy distinto: una serie de incesantes golpes que hundieron cada vez más a una de lasvecinas en el suelo). Lo vi todo desde mi balcón del cuarto piso. En ese momento, asustado por la idea de ver sangre, pegué un grito: “¡Cuidado con los perritos!”, pues la pelea tenía algo que ver con unos perros que cada quien había sacado a pasear. Al parecer una de las mujeres azuzó a su rottweiler contra el pinscher de la otra por hacerse popó en el antejardín de su casa.

Últimamente he empezado a prestarle mucha atención a las cosas. A veces pienso que deberían reconocerme esa habilidad especial; a veces, también, que cualquier reconocimiento acabaría con ella. Si anoche no hubo un cadáver en la cuadra fue gracias a mi rápida intervención. “¡Los perritos, los perritos!”, volví a gritar, y segundos después las dos mujeres se ocupaban de no dejar escapar a sus perros.

Cuando un vecino quiso buscar de dónde había salido el grito, yo ya había dado dos zancadas largas hacia el interior del apartamento.

Enseguida me puse a observar, con cuidado, los espacios y rincones del lugar. Todo lo que vi me gustó: la disposición de los objetos, el tono de las paredes, el polvo escaso, la decoración austera. Entre las brumas del orden, sin embargo, intuí que no había suficientes razones para estar tranquilo. En cualquier momento alguien saldría a buscar al sapohijueputa que hizo acabar la pelea. En este barrio debe morir alguien de vez en cuando, y de seguro muchos creyeron, quizá con la esperanza de salvar el propio pellejo, que una de las vecinas debía ser la sacrificada.

Ahora yo tenía que esconderme o huir; huir como un perro. Los perros de este barrio se sueltan de las cadenas, van en busca de las montañas o bajan por las lomas y se adentran en una zona muy verde. Allí, entre la arena y los insectos, se dejan ser. Se reproducen. Pelean. Comen plant...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Kirvin Larios

Es autor del libro de relatos "Por eso yo me quedo en mi casa" (Destiempo Libros, 2018), y hace parte de la antología de poesía "Nuevo sentimentario" (Luna Libros, 2019).

Noviembre 2019
Edición No.213

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

Clubland


Por Ignacio Peyró


Publicado en la edición

No. 206



Un prosélito español disecciona los méritos culinarios de la conservadora cocina de los clubes ingleses, casas lejos de casa, y las comodidades palaciegas que otorga su membres&ia [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Chamánicos: la búsqueda metafísica de los Aterciopelados


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 209



Entre 1998 y 2000, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago lanzaron dos de sus discos más importantes y participaron en más de treinta ceremonias de toma de yagé, la planta sagr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores