El último masón, boxeo en las catacumbas

O París era una sucesión de fugas

Un joven estudiante de doctorado acepta un trabajo como vigilante de escuela en París y consigue un temible enemigo entre los estudiantes, en medio del terror al fundamentalismo islámico que se esparce por la ciudad. Debajo de ellos, como telón de “fondo” de su relación, discurren las galerías de un inconmensurable cementerio subterráneo.

POR Mauricio Polanco Izquierdo

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Mauricio Polanco Izquierdo

Es licenciado en lenguas extranjeras de la Universidad del Valle y tiene una maestría en literatura comparada de la Sorbona. Publica sus escritos en El Malpensante con cierta periodicidad.