John Gibson, cazador de naufragios

Un hombre narra estos relatos de barcos hundidos mientras flota en altamar aferrándose a su propio nombre, como a un madero, para no ahogarse.

POR Erick C. Duncan

John Gibson, cazador de naufragios

 El Glenbervie transportaba una carga de pianos y licores cuando encalló en Lowland Point, cerca a Coverack, Cornualles, en 1902.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Erick C. Duncan

Colabora en especiales del diario El Espectador, sus textos han aparecido en medios y revistas nacionales y extranjeras como La Tercera, Global, Semana y El Heraldo. Ha sido investigador y guionista para la televisión pública.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR