Humor y teología

El fino humor londinense demuestra que la distancia entre ateos y creyentes puede sortearse con un poco de ironía.

POR Álvaro Bustos González

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Álvaro Bustos González

Es columnista de El Meridiano de Córdoba

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR