Nada especial, ¿y tú?

Matricularse en una maestría en gestión cultural puede resultar una experiencia muy particular. La autora recuerda su experiencia.

POR Margarita Arias

ACERCA DEL AUTOR


Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme