Bolitas, palomos y caramelos de Santa María del Río

Un pueblo enclavado en el ombligo de México  es el único lugar donde aún se elabora con seda y algodón el rebozo, esa suerte de chal mexicano, emblemático y versátil, en el que se trenzan los extensos hilos de la cultura hispánica e indígena.

POR Marta Turok

artes de México

© artes de México

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Marta Turok

Antropóloga de la Universidad de Tufts, con estudios en Harvard y en la unam. Es considerada la especialista en textiles tradicionales mexicanos más importante de su país. Preside la Asociación Mexicana de Arte y Cultura Popular desde 1989. Ha publicado, entre otros títulos, ¿Cómo acercarse a la artesanía?, El caracol púrpura: una tradición milenaria, Fiestas mexicanas y Living Traditions: Mexican Popular Arts.

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR