Carta de la editora

Rocio Arias Hofman (@sillaverde)

POR Rocio Arias Hofman

Rocio

 

La abuela Justa, cuenta mi padre, cocinaba lenta y concentradamente sus platos de cuchara en la España de los años cincuenta. “Como tú, igualita”, recalca cuando me hace compañía mientras sumo ingredientes a mis preparaciones que nunca han conocido siquiera olla exprés en pleno xxi. Hago uso de una espátula y de un tiempo ojalá suficiente. El método no difiere tanto del aplicado para servirles esta revista en bandeja de barro negro de La Chamba. Asistir a los procesos editoriales resulta esencial; entregarse a cada uno de ellos también. La moda es similar; consiste en una sucesión de pasos. Unos más dispendiosos que otros. Técnicamente se llama “cadena de valor”. Prefiero hablar de eslabones consecutivos, los primeros hacen posibles los siguientes. Y el cuidado dedicado individualmente se revela en el resultado final. Basta ver una de las piezas de la diseñadora Elsa Schiaparelli que nos asombra con el fenómeno óptico del trampantojo: una pechera blanca con corbatín negro se funde en el torso de un vestido. No son prendas superpuestas. El tejido absorbe ambas en asombrosa sincronía de puntadas. 

Si observan a la fabulosa Goyo en nuestra portada, queda al descubierto lo que perseguimos en esta edición 2021: fusionar a la artista colombiana, que le escribe y canta al territorio, con la metáfora de su contexto, los verdes de su selva húmeda. Manigua a su vez interpretada por el dibujante de ficciones vegetales Eloin Rivera. Un mural que llevamos a un telón cuidadosamente impreso por la compañía Sutex, y después, de la mano de la directora creativa de Pink Filosofy, a una cápsula de vestuario especialmente concebida para La Malpensante Moda. Todo ello fotografiado por un esteta consumado, Andrés Oyuela. Lo hemos hecho posible siguiendo la máxima de Gabrielle Chanel: “Siempre elimina, nunca agregues”. 

“Las selvas intrincadas e infinitas se hacen manchón verde y todo deja de ser lo que está siendo para buscar ser lo que será”, escribe Tomás González en su más reciente libro, Asombro. Comparto la cierta desazón que provoca en el autor ese perderse el instante por pretender llegar a un destino. Por eso proponemos este diálogo entre la moda, las artes y la ecología. Una manera de detener nuestra marcha forzada hacia un futuro que sacrifica la naturaleza sin mayor compasión.

En Teoría de la naturaleza, Goethe nos avisa que “cuando el hombre, inducido a una viva observación, comienza a mantener una lucha con la naturaleza, siente ante todo el impulso irrefrenable de someter los objetos de la misma. Sin embargo, muy pronto estos se le imponen con tal fuerza que siente cuán razonable es reconocer su poder y respetar su acción”. La convicción del autor alemán creció al lado de su mentor y amigo íntimo, Alexander von Humboldt, quien decía: “El hombre puede actuar sobre la naturaleza y apoderarse de sus fuerzas para utilizarlas solo si comprende sus leyes”. Van a encontrar en las páginas que siguen el camafeo ilustrado del científico revolucionario. Convocamos así su talante de emocionado viajero, de hombre detallista hasta la extenuación, de científico con sentimientos de artista, del incansable botánico epistolar.

Esta es una reunión con las personas que están trabajando en la misma dirección en Colombia. Por ejemplo, la empresa CO2Cero –liderada por Claudia Bahamón y Mauricio Rodríguez–, pionera en establecer el primer sello de moda sostenible en el país que mide el nivel de responsabilidad ambiental, social y económica de las marcas de moda. Y asimismo es una invitación para sumar lectores –en esta edición especial que abarca octubre y noviembre– al reencuentro con la buena escritura y el tejido de imaginarios estéticos.

Esta revista apela a los sentidos, a la ficción y a las prácticas ejemplares. Contiene, entre otras, la historia del olor del N° 5 de Chanel, que está cumpliendo 100 años. Nos preparamos como el equipo que hoy dirige Olivier Polge para “cuidar nuestra producción según las cosechas”. Estimulamos el teñido de textiles con semillas y plantas, cuya paleta cromática apela a una noción de moda comprometida con el reino natural que nos ha sido dado en esta latitud afortunada. Y respiramos sabores desde el color, como nos recuerda la especialista en culinaria visual y táctil Mariana Velásquez. 

Si después de todo esto se dejan seducir por Susan Fenimore Cooper, la mujer que inspiró con sus textos a Thoreau y al propio Darwin –presentada por la marca Loto del Sur en la escritura de Sorayda Peguero–, quizá nos hayamos acercado a nuestro cometido. 

ACERCA DEL AUTOR


Rocio Arias Hofman

Fundadora de SillaVerde, compañía especializada en investigación y publicación de contenidos sobre el ecosistema moda con énfasis en tradición artesanal y sostenibilidad. Creadora y docente del curso “El fenómeno de la moda, escribir con propósito”. Consultora de Artesanías de Colombia. Destina varios meses al año para concebir, dirigir y gestionar tanto temas editoriales como participación de marcas aliadas para La Malpensante Moda.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme