Carta de la editora

.

POR Rocio Arias Hofman

carta

En 1977, Diana Vreeland escribió un texto formidable a modo de introducción en el libro Inventive Paris Clothes (1909-1939). A photographic essay by Irving Penn. Una verdadera cuchilla del periodismo de moda, la irremplazable editora nacida en París argumentó el haber y el hacer de la creación de moda muy a su estilo afilado:

Sin embargo, es importante recordar que la moda no sigue a ningún hombre; no sigue ninguna moda. Es parte de la fanfarria de nuestra vida cotidiana. A medida que cambia la música de nuestro tiempo, también lo hace la moda. Cuando la pintura toma una nueva dirección, una nueva perspectiva, la moda cambia sutil pero también totalmente.

He resuelto titular “La fabulosa invención” esta edición especial y anual de la revista La Malpensante Moda 2022 al calor de las palabras enhebradas por Vreeland. Pues ella vio, vivió y asumió el dramático esguince que sucede a una época histórica. Ciclo que se repite sin descanso para nosotros, habitantes de un planeta siempre incierto. Eso nos sitúa, no sin cierta molestia, ante nuestra coyuntura del siglo XXI. 

Nuestra revista circula este año como remate a sucesivos desmanes colosales en el plano político, económico y social. Proponer, entonces, una revista de papel (decisión meditada junto a la Fundación Malpensante pero no exenta de temores y empeños) sobre la relevancia de la moda en relación con las artes y en el paréntesis de nuestro tiempo resulta un gesto tan ambicioso como ínfimo, igual que la existencia misma. Cualquier ¡zas! puede dar al traste con nobles propósitos. Una enfermedad repentina, una guerra imperativa y odiosa, un cambio de gobierno en alguna latitud. Y, sin embargo, hay que mantenerse en la proa del velero, así sea para acompasar el viento en contra.  

Vreeland escribió:

También entendieron que la moda siempre debe tener un elemento de imprudencia dentro de ella, la imprudencia fusionándose con la perfección. Los llamados grandes días de la moda eran aquellos en los cuales te podías dar el lujo de ser experimental y poder arrojar lejos lo que otros hacían si no se sentía suficientemente bueno. 

Nos hemos propuesto hallar algo de luz en medio de la turbulencia. ¿Quiénes en Colombia realizan una apuesta desde la elaboración de las estéticas diversas por mundos que empujan algo más allá la línea establecida? ¿Cómo vibran, sienten y actúan las personas que transforman las artes desde el canto lírico, la inmersión submarina, el enfrentarse a la página o al lienzo en blanco, la cocina, el diseño en asocio con comunidades artesanas, la pintura, el cine y la gestión artesanal? ¿Qué proponen las miradas acuciosas de los fotógrafos que obvian las tendencias para centrarse en el rescate de las ánimas? ¿Cómo trazan sus primeros bocetos ilustradoras jóvenes que se enfrentan a los retratos de mujeres y hombres elocuentes?

Este año hemos visto desfilar el caos, por llamarlo de alguna manera, en las presentaciones oficiales de las grandes marcas de moda. Ya no son desfiles a la usanza. Son eventos ansiosos de robarse las miradas de una humanidad global interconectada, atravesada por sus diferencias y sus similitudes. Colecciones de marcas legendarias se han presentado en medio de toneladas de barro para simular un llamado ambiental. Otras han intentado ensalzar el ánimo de propios y extraños con mezclas artísticas. El espectáculo es primordial y la audiencia inmensa. Es probable que muchos sucumban a pagar costosas boletas para verlos. Nunca antes había pasado. Estamos viviendo otra bifurcación del camino, como bien leía Vreeland sobre sus tiempos. La de ahora contiene la cotidiana resistencia de la gente para no dejarse manipular, al tiempo que no deja de uniformarse para agradar. En medio de la paradoja, nuestros invitados en esta edición responden con preciosismo a su labor personal. Unos leen y analizan, otros dibujan lo que ven, otros analizan y fotografían. La mayoría escribe con tino y agudeza. 

Les invito a tomarse el tiempo esquivo por asalto y darle espacio en su vida. Así podrán caminar estas páginas y emocionarse, quizás enamorarse, ¿por qué no? Todo esto antes de que se cumpla otro de los oráculos de la intransigente Diana Vreeland:

“En 1939 estalló la guerra en Europa. La era llegó a su fin”. 

 

ACERCA DEL AUTOR


Rocio Arias Hofman

Fundadora de SillaVerde, compañía especializada en investigación y publicación de contenidos sobre el ecosistema moda con énfasis en tradición artesanal y sostenibilidad. Creadora y docente del curso “El fenómeno de la moda, escribir con propósito”. Consultora diseño contemporáneo y artesanía. Profesora Análisis de Moda, Facultad de Creación (Universidad del Rosario) y empresaria plataformas de moda y arte. Destina varios meses al año para concebir, dirigir y gestionar tanto temas editoriales como participación de marcas aliadas para La Malpensante Moda.