Cubel

Son hábiles los dedos de Humberto Cubides. Con ellos ha urdido un mundo propio, cultivado en su natal Barbosa, Santander, y consolidado en el taller propio que lo define en Bogotá. La costura y la imaginación componen su diario vivir. En Nueva York valoran su marca, Cubel, y no deja de trabajar. Quiere más, sin duda.

POR El Malpensante

Cubel

ACERCA DEL AUTOR


Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme