Los funerales de la reina de la salsa: Celia Cruz

Fue tan hondo el vacío que hace 18 años dejó la partida de la Guarachera de Cuba que, para colmarlo, hubo que hacer un funeral de cinco días, celebrado tanto en Nueva York como en Miami. Aquí una crónica de cómo, durante casi una semana, el cielo lloró lágrimas de azúcar.

POR Eduardo Márceles Daconte

Celia Cruz

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Eduardo Márceles Daconte

Licenciado en humanidades por la Universidad de Nueva York y magíster en artes del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de California. Ha publicado Los perros de Benarés y otros retablos peregrinos (1985), La crítica de arte y las tendencias de la pintura en Colombia (1984), ¡Azúcar! La biografía de Celia Cruz (2004) y la novela El Umbral de Fuego (2015).

CONTENIDO DEL AUTOR QUE TE PUEDE INTERESAR