Cuál no sería mi sorpresa

Las cartas al director están amenazadas en los tiempos de internet, donde la rapidez y brevedad han dejado de lado el espacio necesario para la indignación y el halago. Aquí un elogio de un género en extinción.

POR Andrea Palet

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Andrea Palet

Dirige el Magíster en Edición de la Universidad Diego Portales. Tiene una editorial que se llama Libros del Laurel