El camaleón de la radio

Jorge Antonio Vega hace parte de una generación de locutores cuyo cuidado de la dicción era apenas comparable con el respeto por su responsabilidad ante los micrófonos. Miembro de una especie casi extinta –reemplazada por el escándalo, la chabacanería y la payola–, Vega da vida a sus recuerdos de aquellos años dorados de la radio colombiana.

POR María Alexandra Cabrera

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


María Alexandra Cabrera

Estudió periodismo en la Universidad Javeriana. Fue jefe de redacción de la revista Bacánika, y ha colaborado con Bocas, Habitar y El Malpensante.