Dejar obra y morir tranquilo

Novela de culto e himno adolescente, ¡Que viva la música! ha mantenido su ferocidad y frescura durante casi cuatro décadas. ¿Qué hace que sucesivas generaciones de jóvenes se identifiquen con la “rubia rubísima” y el “Calicalabozo” de Andrés Caicedo? Un intento de respuesta en este prólogo para la edición británica de Penguin.

POR Juan Gabriel Vásquez

Dejar obra y morir tranquilo

Ilustración de Álvaro Tapia Hidalgo

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Juan Gabriel Vásquez

Novelista. Recibió en 2011 el Premio Alfaguara de Novela por El ruido de las cosas al caer.