Uncle Kentaki

La fascinación por la receta especial del Coronel Sanders puede alcanzar niveles insospechados. Como aliciente para tumbar gobiernos, ilusión de los niños y mercancía de contrabandistas, un balde de pollo frito contiene mucho más que la evidente bomba calórica de sus presas.

POR Karim Ganem Maloof

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Karim Ganem Maloof

Es el editor en jefe de El Malpensante. Sus textos han aparecido en medios de Colombia, España y Estados Unidos. En 2020 recibió el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en la categoría de humor por “El cordero crudo de El Vegano Arrepentido”, publicado en esta revista. Tiene una columna mensual en El Espectador, llamada “Calor residual”, dedicada a asuntos del paladar.