Elisabeth Noelle-Neumann

y la espiral del silencio

La reconocida politóloga y teórica alemana vivió obsesionada con la polarización y la asimilación. Ella misma fue un ejemplo de la piel social que nos permite medir el clima de la opinión pública para adaptarnos a esta. ¿Es negativa esa habilidad de adecuarnos a lo que piensan los demás? O, como dice el adagio popular, ¿es peor estar solo que equivocado?

POR Andrés Cárdenas Matute

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Andrés Cárdenas Matute

Ha colaborado con diversos periódicos y revistas en español. Actualmente vive en Italia, en donde realiza estudios de doctorado sobre filosofía del cine. Tiene un blog en el diario El Comercio.