Google+
El Malpensante

Ficción

Stol

Un documentalista examina el cielo en la ribera del Inírida, junto a los cerros de Mavecure. Con él, espera un grupo de montañistas y actores. El piloto que transporta los equipos de filmación se acerca con cautela a la pista improvisada.

© Bomba Estéreo | Ruven Afanador | Marca País Colombia

Las cosas no estaban como para recordar lecturas hechas en mi juventud, pero no sé comenzar de otra manera: aunque estaba seguro de que la avioneta no estallaría en llamas, en cuanto pude salir de la carlinga me dejé caer a tierra y me alejé renqueando todo cuanto pude, solo unos pocos pasos, antes de darme vuelta. Entonces vi los cerros sagrados de Guainía y pensé sin palabras ni extrañeza en las penínsulas ovoides que emergen de la bahía de Long Island en El gran Gatsby.

Los cerros del Macizo Guayanés son tres, pero quizá a causa de la conmoción producto del choque me pareció ver solo dos enormes huevos de la era mesozoica.

La mansión de Jay Gatsby está en el Huevo Occidental, el huevo del dinero nuevo. Desde su jardín, Gatsby puede ver, justo al frente, la mansión de Daisy y su marido, Tom, al otro lado del brazo de mar, en la cima del East Egg, el huevo del dinero viejo. Desde allí Nick, el anhelante, el enamorado de Minnesota, ha visto las fiestas que Daisy da a sus amigos trasnochadores.

Todo el jazz del Crack del 29 regresó en tropel, como digo, sin palabras, mientras el dolor ascendía bramando desde la cintura hacia mi nuca y yo comenzaba a sentir un balón de rugby inflándose detrás de mi esternón. Me había fracturado la cadera y la tibia del lado izquierdo. Primero ocurre el trauma; el dolor tarda en llegar. Justo cuando comenzaba a sentirlo y me percaté de la lesión, mis piernas cedieron y los cerros sagrados se despidieron de mí.

El Cessna 182 es el artefacto más razonable y digno de confianza que conozco, diseñado por el hombre, después del sacapuntas Ticonderoga de manivela. Un aparato tan bien pensado requiere un cabeza de chorlito triple a, un tipo como yo, para estrellarlo.

Cuando avisté el claro lindante con una laja ribereña del hondo e impetuoso río Inírida, en cuya margen izquierda el maestro Sosa había asegurado que podía aterrizar, descendí hasta 300 pies para darle el vistazo reglamentario.

La sabanita era una pista natural, no tendría arriba de 400 metros y lucía muy parejamente nivelada, en modo alguno anegadiza como la mayoría de las ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ibsen Martínez

Tiene una columna semanal en El País de España. Su última novela es "Simpatía por King Kong".

Julio 2019
Edición No.209

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

El amor es bailar


Por Margarita Posada


Publicado en la edición

No. 209



¿Quién dijo que el flow solo afecta a la carne y no al espíritu? Algunos pasos nos conectan con nuestro yo. Un yo cuya torpeza para este baile puede significar destreza para aquel [...]

Ojo por ojo


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 213



. [...]

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores