Cuánta selva necesita un hombre

Ilustraciones de Santiago Guevara

 

Un escritor y un ilustrador emprenden un viaje por Caquetá. Conocen a personas que practican la ganadería pero que intentan frenar la deforestación en la Amazonía, acompañan a una pareja de payasos itinerantes, ven los parches de soldados que ocupan los espacios dejados tras la desmovilización de las Farc, y hacen preguntas a quienes ven en el queso una forma de abandonar la producción de coca. El relato resultante es una forma cómica de relatar asuntos muy serios.

POR Karim Ganem Maloof

Cuánta selva necesita un hombre

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Karim Ganem Maloof

Es el editor en jefe de El Malpensante. Sus textos han aparecido en medios de Colombia, España y Estados Unidos. En 2020 recibió el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en la categoría de humor por “El cordero crudo de El Vegano Arrepentido”, publicado en esta revista. Tiene una columna mensual en El Espectador, llamada “Calor residual”, dedicada a asuntos del paladar.