El ruido y las nueces

El hambre musical de Teusaquillo

Con marcado apetito por combinar ingredientes heterogéneos, este plácido barrio de estilo inglés engulló los sones de la provincia y desde entonces ostenta un canibalismo tropical. Sus habitantes han difundido el gusto por echar paso con gaitas eléctricas y beats de tambó.

POR Jaime Andrés Monsalve

El hambre musical de Teusaquillo

Primer disco de Romperayo, banda de Pedro Ojeda, dedicado al barrio de sus amores.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Jaime Andrés Monsalve

Jefe musical de la Radio Nacional de Colombia. Autor de tres libros sobre tango y coautor de al menos doce más sobre jazz, rock, música clásica y otros géneros. Miembro del comité editorial de El Malpensante.