El ruido y las nueces: El niño prodigio del piano se rebela a su destino

Una columna musical de Jaime Andrés Monsalve

Con apenas cinco años, Leandro Aconcha interpretaba en el piano piezas de Chopin y Bach para el público europeo haciendo gala de un desparpajo propio de un profesional. Con el tiempo, el niño genio se convirtió en un enigmático músico de jazz que se ha camuflado durante décadas en los escenarios, huidizo incluso hasta con su propio padre, al que visitó hace poco.

POR Jaime Andrés Monsalve

El niño prodigio del piano se rebela a su destino

© alamy. Leandro sonríe mientras es aclamado por 3.000 espectadores tras su presentación en Milán, en 1972.

Este contenido es solo para suscriptores

Si ya eres un suscriptor inicia sesión acá

Si aún no eres un suscriptor, te invitamos a ser parte del Malpensante

Suscribirme

ACERCA DEL AUTOR


Jaime Andrés Monsalve

Jefe musical de la Radio Nacional de Colombia. Autor de tres libros sobre tango y coautor de al menos doce más sobre jazz, rock, música clásica y otros géneros. Miembro del comité editorial de El Malpensante.